La culpa del botón compartir, o la burla como medio de “ayuda”.

¿Es realmente un apoyo el viralizar contenidos de personas con problemas psiquiatricos/psicológicos, o de alguna adicción? Por ejemplo… todo mundo se tiene que tomar una foto con Monse; presumir que se es amigo de Monse y aquel que ose en criticarla, o criticar a quién ha buscado suscriptores en su canal subiéndola, merecerá nuestro más puro desprecio. A ver, antes que nada, criticar que hemos hecho a mucha gente famosa de mala manera no es una crítica hacia ellos, es una crítica hacia usted que se rié y los comparte, a usted que los ha hecho famosos o a usted que es quién sostiene el teléfono con que graban. – “Pero esto ha logrado que monse tenga ya una casa” – Pués tal vez, de la misma manera cómo la dignidad vendida le ha dado de comer a Sammy a cambio de un humor que se tambalea en la línea de lo que; a mi punto de vista, es moralmente aceptable. ¿No será que el pago en beneficio del burlado es la reivindicación del burlón? No sé, se me viene a la mente un componente tipo esas bromas callejeras a cámara oculta, en el cuál a las morras le suben la falda, le arrojan un pastel o le meten el susto de su vida y al final le dicen: “ahí está la cámara” y ya todo esto soluciona toda la escena, perdonando cualquier acción del bromista.

Ahora con la muerte de Enedino (para los que no son de Cd. Madera, Enedino fue una persona ya mayor que rondaba por las calles, famoso por la cantidad de empalmes que usaba y que muchas veces cargaba con un panalito o una botella de alcohol del 98º). Qué no sé si tenga familia, y si la tiene no sé que opinaba ésta de su condición de calle (por llamarle de alguna manera a su divagación callejera, temporal o por episodios), a su condición de andar sucio y de muchos empalmes, a su condición de aparentar necesitar ayuda. Realmente no sé siquiera si estaba médicamente enfermo o fueron las adicciones, no sé su historia y me atreveré a caer en el prejuicio al afirmar que probablemente a Enedino le faltaba ayuda psicológica/psiquiatrica. De la experiencia personal sé que no era alguien peligroso, aunque si lo ví perseguir alguna vez a alguna muchacha (desconozco su intención al hacerlo), por lo cuál me atrevería a afirmar que a más de una le haya incomodado topárselo por la calle. Bueno, con todo esto aclarado, veo que hay muchísimos amigos de Enedino, quienes le agradecen por Facebook por su amistad (si, aunque Enedino nunca tuvo facebook, y menos ahora que falleció)… he leído en tales mensajes el adjetivo de “alguien de alma pura” o ese que realmente me impactó y me incomodó: “Madera está de luto”, cómo si del mejor pensador que haya dado Madera se tratase. Disculpenme entonces lo entrometido, pero ¿Cuál hubiera sido la mejor forma de ayudarlo? ¿Hay alguien que haya documentado todas esas historias que dicen que contaba? ¿La viralización de contenido en redes sociales ayudaría realmente?

Volviendo con el caso Monse, la viralización si ha traído gente que ha ayudado a mejorarle el status de vida ¿Pero es esto justificable? ¿Es garantía que los gritos del Fresco en los mitines del Madera Unido ocasionen tales beneficios? ¿Sería alguna vez esta ayuda la limpieza de conciencia de alguien? Aunque también puedan tener otros usos, unos de imágen. Por ejemplo, se me viene a la mente la vez que algún político local vistió de traje al Fresco y lo traía de embajador de la administración en la calle. Presentando, y presumiendo, con esto su lado desinteresado – a pesar de que tal político sea conocido por ser masón (recordemos que tales acciones deben de ser guardadas según sus lineamientos). ¿Que impacto tiene esto a un largo plazo? Es justificable entonces la venta de contenido de nuestros “loquitos” (y antes de que se ofenda por que haya yo usado esa palabra, el referirse a ellos con esa palabra no es invento mío, alguna vez la ha escuchado y sea honesto… ¿Alguna vez la ha usado en ese sentido?).

Si tiene a algún amigo o un familiar con problemas de adicciones, broncas psicológicas o psiquiatricas, la mejor manera de ayudarlos es exponiendo de ellos y para ellos, las razones por las cuales acudir por ayuda profesional sea un cambio hacia lo mejor. Tal vez no se hagan famosos, pero evitará – en el mejor de los casos – que mueran congelados en alguna banqueta. Quién sabe, tal vez… se logre documentar los buenos consejos, o historias, que pudo o pudiera haberle contado a usted; y lo mejor sería que fuera una persona coherente quién salga en los videos.

Para despedir este post, le contaré una historia que me gusta y que me lo contaron cómo chiste, a ver si le pone a pensar un poco (muy probablemente ya se la sepa):

Existía en algún lugar un loquito del pueblo llamado Juan, áquel que aceptaba monedas por un ratito de cotorreo. Casi toda la gente se reía porque si usted sacaba 2 monedas; 1 de 5 pesos y otra de 10 pesos, Juan prefería la de 5 que por alguna extraña razón (póngale la razón que quiera) parecía ser más grande en valor que la de 10, el tamaño y los colores de la moneda aparentemente eran lo que distraían a Juan de que el trato era más para reírse de él.

Pués un día de esos, y luego de que se rieran de Juan por eso mismo, José (quién viera la transacción) se acercó y le dijo a Juan:

José – Deberías agarrar la otra moneda, vale el doble de la que siempre agarras

Juan – Lo sé

José – ¿Y por qué siempre agarras la más chica, pendejo?

Juan – Porque si agarro la otra moneda dejarán de hacerlo.

Y aunque pareciera que me estoy contradiciendo y sólo son likes y reproducciones lo que se transacciona, ¿Realmente esta es la mejor manera de ayudar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s