¿Quién tiene la culpa? – Colaboración

Texto por: América Contreras Blanco – Imágen de archivo.

¿Quien tiene la culpa?

Después de varios meses de ver como la violencia atañe al País, al Estado, a Madera, es imposible no hacer las siguientes cuestiones, ¿Quién nos protege? ¿Cuándo va a terminar? Y sobre todo, ¿Quién tiene la culpa? Analizando esta última pregunta, como parte de un trabajo, de una familia, de un grupo de amigos ¿Qué hago yo para no nutrir el problema? ¿Qué hago para realzar lo bueno que hay en específico en Madera? Sigue leyendo

Anuncios

Intranquilidad

El sonido de un ensordecedor disparo calla al ambiente, una ola de alta presión en el aire, que se acompaña con un pitido que enmudece el caos que está pasando. Hela la más inalcanzable y tibia de tus fibras; inmediatamente después lo acompañan otras detonaciones en ráfaga, cada una calando en el alma igual o más que la anterior ¿Qué es lo que está pasando? La sangre se hela, aumenta en densidad y se congestiona en las piernas. Y todo lo anterior… en menos de 2 segundos. Al reaccionar lo más prudente es tirarse al piso (inclusive ya deberías estar ahí), disminuirse al mínimo. Disminuirse para ser igual de atractivo para el tirador que una planta, que un mueble… cuando el cerebro empieza a funcionar es hora de evaluar ¿Estoy herido? Sigue leyendo

Verborreas y Emisores y…

Las ventajas de hablar al último.

Todos tenemos un cuate que tiene esa prisa al pensar, que batalla tanto para pensar que muchas veces se le tropiezan las ideas al hablar. Con ese cabrón es común que en su esfuerzo de hilar las oraciones perfectas (y que dejen todo dicho de la mejor manera) no escuche bien siquiera sus propios pensamientos. Es fácil reconocer personas de este tipo, las pláticas son aceleradas porque en el momento en el que se ha dicho todo lo que se tenía que decir (lo cuál tiene que ser lo más rápido posible) o cambian el tema o abandonan la conversación. Pués presentarles ideas o argumentos contrarios a lo que piensan es técnicamente imposible. Sigue leyendo

¿Qué es la ética?

No hay imágen más fuerte, creo yo, que la escuela @Rébsamen derrumbada en horario activo, con todos sus grados en funcionamiento. Por lo menos en lo personal y por mi historial de vida. Recién egresado me tocó trabajar en Gobierno del Estado (en aquel entonces con Reyes Baeza como gobernador) en el IPCE (Instituto de Planeación y Construcción de Escuelas), tengo muy presente que uno de los programas que me tocó trabajar fue uno de Diagnostico a la Estructura Física Educativa. La idea era enviar ingenieros/arquitectos a las escuelas para ponerles en orden planos de planta y de instalaciones y hacer un reporte fotográfico del estado de la escuela. Con la intención de que de ahí salieran apoyos para cubrir las deficiencias señaladas ¿Suena chingón, verdad? Pués mi primer desencanto fue ver la forma en como una arquitecta del centro del país modificaba los reportes, algunos para que empatara con la fotografía reciclada de otra escuela (porque se le había borrado de la memoria) y otras para desestimar daños (y no tener que llenar una hoja de diagnósitoc extra). Después la desilusión creció al saber que, a condición de sistema centralizado como lo es México, los expedientes tendrían que pasar por supervisiones en la CDMX (en áquel entonces D.F.). Sigue leyendo

El código de etiqueta del Whatsapp

Yo sé que el título suena rídiculo, si hay un lugar dónde nuestras más bajas bromas y trolleadas, nuestras interacciones más poco glamurosas y nuestras amistades menos pulcras conviven con nuestra vida offline este es el whatsapp. Es decir, todos hemos estado, estamos o estaremos en un grupo dónde al darle click a una imágen gancho aparece el negro de Whatsapp, una nena con antena o las nalgas de Carmen Salinas; si no es que es el clásico video de pujidos/gemidos que fue gracioso hace un rato ya. Ha sido tanto el auge de este tipo de videos que ya los empezamos a ver en tuiter y facebook (de los pocos que sobreviven los reportes y bloqueadas). Es de este tipo de videos que quiero dedicarle un poco de estudio. Sigue leyendo

¿Le puedes subir poquito a esto?… ayyy, te pasaste.

Casi nunca me ha gustado hacer algo “artístico” bajo pedido. Ni dibujo, ni canción, ni fotos, ni nada. Rara vez acepto. En últimas fechas tuve un encargo de unas fotos – personalmente de las que más me han gustado – la respuesta a recibirlas (y esperar que corrigiera eso) fue un: “algunas se me hicieron oscuronas”. Luego de quedarme hasta las 2 am. editando las 260 fotos (y eso de editando es un decir, sólo ajustando curvas de iluminación). El caso, es por eso que rara vez acepto trabajos de esta índole, estoy pensando que a lo mejor se refiere a las fotografías a contraluz y con énfasis en el cielo que creativamente me brotaron de la cámara.

Pero no sólo en esas cuestiones me pasa, también hay gente que me ha tenido días enteros diseñando (tipo arquitecto, que no lo soy) las estructuras que usará en x lado para que al final le hagan caso al maistro y terminen con un diseño a dos aguas. Se me vienen a la mente las palabras: “saber escoger a tus clientes”, sí… por mucho que suene raro, ese es un punto crucial de la salud mental de uno que se dedica al autoempleo.

Si usted es de los que cree que el que paga tiene el 100% de responsabilidad sobre el trabajo, hay muchas posibilidades de que sea un cliente de los malos.

  1. El dinero no es el único factor para hacer el trabajo.
  2. Prefiero tener la tranquilidad de un trabajo hecho a consciencia que las prisas por algo que me van a querer abaratar.
  3. Al momento de encargar algo hay que tener en cuenta algunas cosas: sí, estamos para llevar la idea del cliente a la realización por eso ANTES de encargarlo, definirla lo mejor posible. En qué puntos se debe uno centrar hace una gran diferencia al final. Definir hasta donde está la libertad creativa del ejecutor de la idea. E insisto en eso de ANTES, ya que es grosero usar un tiempo para corregir el trabajo cosita a cosita (cuando debería haberse planteado desde un inicio). No existen medidas de “poquito más esto” por cierto.
  4. Es increíble lo que la gente puede hacer con libertad, hay que abrir la mente para aceptar estilos diferentes; se puede sorprender uno al aceptar ideas desde otro par de ojos.

Mis amigos diseñadores (que yo no lo soy), fotográfos (que tampoco lo soy), arquitectos (mucha gente no sabe que hace y no hace un ingeniero civil) me entenderán.

Sea un mejor cliente, a lo mejor le hacen las cosas más chidas.

Adaptaciones a Películas – Death Note y Otras.

¿Alguién de ustedes ya vió la Death Note? la de dibujitos japoneses o animé, cómo le digan (sí, ya sé que no es lo mismo animé que manga y que al decir dibujitos se puede malinterpretar, pero también si pone uno anime piensan que es porno como el hentai). De ese mar de gente que contestará que sí – jejeje -, que son fanseses de corazón (no se amontonen, en orden) ¿Ya vieron la película? (sea educado y hágame el favor de no escupir en su monitor cuando mi página esté en pantalla). Sigue leyendo