El valor de un ciudadano en una casilla electoral. – Colaboración

voto-jovenes-cdmx-e1469282958653

Foto: sopitas.com

Por: América Contreras Blanco.

¿Y usted por quién va a votar? ¿Quién es su gallo?

Son las preguntas de moda y vigentes a la temporada… Somos críticos en sentir y saber que en este momento no hay un político o sujeto interesado en desempeñar un puesto de elección popular al 100%, pero hemos analizado ¿Por qué no tenemos un buen gobierno? Todo empieza desde casa, desde nuestros actos, es la cultura con la que vivimos…

Pero ¿Por qué lo permitimos?

Porque al toparnos con un servidor público (llámese policía, tránsito, juez etc etc) si nos deben de amonestar optamos por corromper el hecho ofreciendo una “mordida” o utilizando una influencia y salir librados de nuestros malos actos. Aceptamos y promovemos que la vecina tenga una moral cuestionable, pero las mujeres de nuestra casa deben ser damas intachables. Por esta mentalidad estamos lejos de tener gobernantes de calidad, porque nosotros mismos no los fomentamos; queremos que sean medidos con severidad cuando nosotros no nos medimos. Y no es que nuestros políticos no puedan, simplemente no se los exigimos, todo reclamo se desvanece al aceptar una despensa o apoyo a cambio del voto y no está mal aceptarlo. “¿A quién le dan pan que llore?”. Lo que debemos analizar y aprender a realizar es que en la casilla eres tú con una boleta electoral la cual define como vas a vivir los próximos 3 y 6 años, nadie puede condicionar lo que plasmes en ese trozo de papel, nadie se entera solo tú conciencia y esa no vale una despensa, hay una frase muy sugestiva pero cierta “si la oferta es mediocre, es porque la demanda es conformista”. Mientras no entendamos el valor que tenemos en esa casilla el primero de julio, seguiremos conformados con despensas de 3 días
…en la casilla eres tú con una boleta electoral la cual define como vas a vivir los próximos 3 y 6 años.
Anuncios

Bajando de la Sierra – Parte IV

Parte III

Parte IV (O IIII dirían los que hicieron el reloj de Temosachic)

150719 - DSC_8784.jpg— La maleta que estorbó en un inicio ha proveído de los doble calcetines, de un par de incipientes almohadas y de esa capa extra de tela que hicieron llevadera esa noche de febrero. La oscuridad era un sedante ante la consciencia de lo peligroso que es dormir al alcance de insectos y animales. Sin ver, la tierra no parece ensuciar, sin ver… es fácil acurrucarse luego de que deje esto de importar.–

… Las 2 trocas punteras bajaron al balneario y la tercera pasó de largo, hacia el puente. Don Jesús y la maestra tuvieron tiempo suficiente para buscar la rinconada más tupida de encinos y aprovechar ahí que los rayos de luz de una lámpara no entrarían tan fácil. Pudieron ver que de ambas camionetas bajaron luces de linterna y recorrieron el balneario. Sigue leyendo

Bajando de la Sierra – Parte III

Parte II

Parte III – El misterio de los barcos abandonados a la deriva.

balneario-huc3a1poca-1

Imagen via: chihuahuanoroeste.com

El knock knock… y nadie atiende; parece el inicio de una “dad joke” por excelencia. Hay ocasiones en las cuales se muestra el misterio detrás de la risa que no fue.

En el balneario la troca del vigilante se encontraba estacionada por la parte inferior, se alcanzaba a ver la parte de la caja de la pickup. Por lo que decidieron ir directamente hacia las albercas, en el nivel intermedio dejando la mejor vista del balneario por la parte superior, a ver si se topaban con alguien. El balneario de Huápoca tiene cómo peculiaridad – si es que no lo conoce – que en su diseño fueron olvidadas escaleras transversales al sentido del parque, escaleras que lo seccionen, esto hace que para subir cualquiera de sus tres niveles usted tenga que caminar generalmente en el sentido longitudinal del parque ya que en sus orillas están las rampas y escaleras que interconectan niveles (exceptuando las nuevas junto a la segunda alberca). Tal descuido del diseñador hace los recorridos sean mas largos de lo que le gustaría a la comodidad, ya que para subir al siguiente nivel, al punto inmediatamente por encima (con el cuál se puede estar hablando sin siquiera alzar la voz en lo más mínimo) hay 30 o 40 metros de recorrido (dependiendo de dónde esté). Sigue leyendo

Madera fuerte y fortalecido a través de sus Instituciones.

historia-de-la-fundacic3b3n-de-la-cruz-roja-iloveimg-cropped-iloveimg-resizedNo todas las instituciones son gubernamentales (es obvio), y honestamente, estas instituciones gubernamentales no siempre son buenas, o sea ni siquiera en valer madre son constantes y con eso decimos todo. Por ejemplo, en el caso local por excelencia, toda administración pública municipal está en función de, no sólo del presidente municipal, sino de la calidad de los adjuntados a éste (albur gratis, sin querer queriendo). Ha habido, es obvio, administraciones que han sido buenas y otras que ni acordarse de ellas quiere uno. Es por eso que una población, cómo en el caso de nuestro amado rancho (el terruño que nos vió crecer), necesita el apoyo de instituciones más constantes en su actuar; instituciones de base moral más grande que solamente gobernar por 3 años. Y aunque es innegable que las administraciones públicas son el eje de todo lo que ocurre en una población de nuestro tamaño, es innegable también que los mejores guardianes en materia de proyectos públicos vienen de instituciones no gubernamentales. Es decir, no importa lo bueno que sea un presidente, siempre lo puede suplir uno que mande al caño todo. Sigue leyendo

Bajando de la Sierra – Parte II

Parte 1 – Click Aquí

Parte II – El por qué este no era igual que los otros viajes

huapoca3-1024x650

Imágen vía: turimexico.com

De pronto, y justo antes de estacionarse del lado oeste del puente (o sea, de “áquel lado” cómo diría cualquier maderense), se escuchó un tronido y el peso de la troca recayó de golpe, en un instante los cerros estaban más altos. Tal cuál niño que no metió las manos al caer, la troca besaba el suelo, de trompa y arrastrada por el último vuelo quedó a un lado del camino. Todo parece indicar que luego de tanto brinco algo en la dirección había dejado de funcionar.

Don Jesús: ¡Chingada madre! ¡Ah cómo me encabrona que me pase esto! Sigue leyendo